lunes, 30 de junio de 2008

La Estrategia de la Suplente

La estrategia de la suplente

Ser amante es una opción. Uno decide si sigue en ese juego o se retira, lo digo con conocimiento de causa. Ser la querida tiene su lado fascinante y peligroso.

Durante 8 meses fui la Otra. Experimenté la clandestinidad de las llamadas, las excusas para vernos y la honestidad de saber que con él sería solo locura y pasión desesperada.

Ahora que hago memoria recuerdo que, como si tuviera cinco años y estuviera subiéndome a un deslizador por primera vez, inicialmente tuve miedo, luego vértigo, y al final, fue un amortiguado aterrizaje.

Siempre supe cómo terminaría todo aunque me llevé mis sorpresas escuchando una que otra vez, un 'te quiero' deshilvanado, pero honesto. Al final de cada encuentro siempre tuve la sensación de estar con alguien que, más allá de la lujuria, tenía la necesidad de hablar de muchas cosas y de callarse otras tantas.

Por eso, mi experiencia me da la autoridad para entablar mi defensa a las vapuleadas amantes.

Lo primero que puedo decir es que son las amantes, las Otras, las que han pasado a la historia y se han convertido en mito, en ícono de la moda, del sexo, de la belleza y de la feminidad. Baste nombrar aquí a Marilyn Monroe, a Cleopatra, a la Malinche y hasta a Mónica Lewinsky (incluso ella marcó su tiempo). Son ellas las que se han atrevido a ser fieles a sí mismas. Se han dejado llevar por lo que sienten olvidando convencionalismos sociales.

La llamada moza se conforma, porque sabe que no va obtener nada más. Conoce su lugar y no tiene expectativas mayores. Mantiene el bajo perfil. Ahí está su maestría: en convertir cada instante en placentera eternidad.

Se aprovecha del lugar oscuro, del bar escondido, de la llamada en el baño, para mantenerse siempre en el recuerdo, para hacerse desear todo el tiempo.

Es una seductora nata y en su condición de marginal, de clandestina, potencia toda su sensualidad y, por eso, no es gratuito que las oficiales la apoden gata, zorra y loba, todos animales independientes, sagaces y, sí, fascinantes.

Es ultrafemenina, llena de detalles como encajes, tacones, accesorios, perfumes, porque lo de ella es la seducción y el hedonismo.

Por eso, se esmera en estar siempre dispuesta, porque si algo caracteriza a una amante es que tiene actitud. La querida, tiene alma de niña: es curiosa, quiere explorar.

La Otra es comprensiva, sabe guardar silencio, aunque en realidad no siempre escuche. Ella crea el efecto de una terapia, porque no restringe. Pero su silencio debe ser motivo de duda, pues sus movimientos están calculados para conseguir lo que quiere. Lo suyo son el sigilo y la estrategia.

Por estar siempre en la marginalidad, en el lugar escondido, las amantes están llenas del encanto de la mujer fatal.

Una buena amante afina su conversación para ser divertida, sutil, encantadora y, sobre todo, oportuna. La amante es una gocetas y una sibarita, ella sabe su valía y no teme hacerla efectiva, aunque también conoce de sobra que sus derechos son escasos.

Las amantes estaremos en la banca, es verdad, no seremos las protagonistas de la película, sino parte del reparto. Seremos siempre parroquia y jamás catedral.

¡Ni siquiera heredaremos! Luego de ocho meses de estar en esta situación, la conclusión fue la obvia: el tipo se casó feliz. Pero jamás me atreveré a decir que fue tiempo perdido, al contrario, fue una de las experiencias que seguramente recordaré cuando llegue el ocaso de mi vida o, en su defecto, la menopausia.

La gran tragedia a los ojos del mundo es que no nos lleven al altar. Pero la verdadera cuestión es que la frontalidad de una amante no es tolerable de por vida. Por eso, es que siempre estaremos dispuestas, desde la suplencia, a asumir el reto de un nuevo partido.

2 comentarios:

Yolanda dijo...

Hola Mariana, sabes que yo era una mujer tan miedosa y tan reprimida hasta que llego un buen amigo quien al final me convencio. Después de una buena batalla el persevero y ahora tenemos un sexo espectacular, nos queremos y aprovechamos los momentos esos en los que solo estamos los dos y en los que normalmente es sexo, el es casado, al principio libre varias batallas conmigo misma ahora estoy tranquila poruqe no mi interes que al final este conmigo entiendo y acepto mi posición y tengo una vida más plena que la mayoría de mis amigas. Me gusta tu blog

fogosa dijo...

Hola Mariana, me encanta tu blog. Tienes mucha razon. Pero el problema radica cuando se envuelve el corazon. Te contare y solicito tu opinion. Hace 13 años perdi un amor y gane un amigo que hace 8 que no lo veo porque rompi nuestro noviazgo para que se casara con otra que lo forzo a volver con ella con amenazas de meterlo en la carcel y el estaba estudiando. La historia es muy larga para contar esa parte. El asunto es que no se casa. Pasa el tiempo, tiene el otra pareja y tiene un niño y se divorcia y hace 2 años se caso con una mujer que era la esposa de su amigo y ella tiene 3 hijos del exmarido y no puede darle mas ninguno. En sintesis, la relacion de apoyo de ambos comenzo con los divorcios de cada cual y corren un negocio muy productivo juntos. Sin embargo, yo aparezco en el panorama, despues de 8 años hace 3 semanas y el me llama, al menos 3 veces al dia y cuando no me puede llamar me mensajea para saber si estoy bien. Ambos nos amabamos mucho y el siempre me recuerda porque nunca le lleve problemas a su vida. Yo lo amo hace mucho tiempo y quisiera recuperarlo pero no rompiendo su matrimonio en directo sino ganandolo de nuevo a el. El se pasa repitiendome que si va a estar conmigo como amante quiere que yo no sufra ni me envuelva y le digo que estoy de acuerdo aunque en el fondo se la verdad. Que yo lo amo. Sin embargo, lo siento mas temeroso de perder su negocio con su mujer que a ella misma. Necesito un consejo de estrategia para continuar acercandolo a mi y volver a encender la chispa que se me ayudara a recuperarlo.