viernes, 13 de junio de 2008

Medio Dormida

A veces pasa que una esta despertándose o durmiéndose acompañada y termina encuerada sin saber por qué. Si no estaba en los planes, no había mucho tiempo pero ya encuerada, a seguir. Esos polvos así como sin querer queriendo tienen su encanto porque empiezan tiernos, caricias dulces, como que si como que no, como retrecheros, pero terminan en sudorosos y placenteros ajetreos. Son ricos porque uno se despierta con toda la buena vibra del mundo o duerme tranquilo como un lirón. Además sorprende ver lo que una puede producir en el otro aún estando dormida o medio despierta. Tal vez sea algo muy animal, como el olor del otro, o la temperatura de la piel, lo que provoca esas encueradas inesperadas, o tal vez sean arrecheras de último minuto que hay que aprovechar muy bien.

2 comentarios:

Egroj Sérdna dijo...

..letras con un estilo pictórico interesante...nice blog!

cya.

alex_fsc dijo...

No había pasado por esta cibercalle, pero es de esas que uno quiere pasar y pasar. saludos desde Bogotá [+] qye DC - el Blog de Bogotá