viernes, 25 de julio de 2008

Obsesiones

Uno siempre tiene ideas sobre situaciones o también objetos que, como las situaciones, producen una serie de sensaciones indescriptibles. Esas obsesiones pesan también sobre las palabras. Muchas veces escuchar o decir ciertas palabras en ciertos momentos provocan una explosión tipo bomba atómica. Algunos les dicen fetiches. Repensar esas ideas, palabras y situaciones hacen que la imaginiación corra como loca hacia lugares insospechados. Ahí se alimenta el deseo, porque estas ideas están casi siempre vinculadas con desear algo, alguien o alguna parte de alguien. Y desear se convierte en inventar y también en reiterar, en isnsitir en tener, en vivir, en oir, oler, lamer, besar para cumplir con ese deseo intruso y al parecer insaciable que se entierra en la cabeza y en el cuerpo.

1 comentario:

mauricio dijo...

mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmm.........


.........mmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmmas